[DIFUNDE TU FE CATOLICA] San Francisco Javier, Patrón de las Misiones Católicas. La Novena de la Gracia

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

 SAN FRANCISCO JAVIER, Patrón de las Misiones Católicas. La Novena de la Gracia

Pertenecía a una noble familia navarra, hijo de Don Juan de Jassu, Doctor por Bolonia en ambos Derechos y experto en negociaciones políticas. Su madre, María de Azpilcueta, era de la casa solar del Valle del Baztán, heredera del Señorío de Javier. Nació el Santo el día 7 de Abril de 1506 en el Castillo de su familia, cuando aún no se habían producido las guerras entre Castilla y Francia por el Reino de Navarra.


                París le conoció como alumno y le poseyó como maestro en el período de once años (1525-1536). Reside en el colegio de Santa Bárbara, patrocinado por el Rey de Portugal. Se gradúa en Letras, es licenciado en Filosofía y hace los estudios teológicos hasta el año 1536 con la salsa de luchas intelectuales avivadas por el protestantismo naciente que encontró una de sus principales barreras en la universidad de París.

 

                El contacto con estudiantes como el saboyano Cornelio Fabro y el valenciano Juan de la Peña produce un cambio de esquema en su mente, abriendo el campo de sus aspiraciones eclesiásticas terrenas a otro nivel superior en el que entra ya la aspiración a la santidad. Si se añade como colofón el trato con Iñigo de Loyola (después San Ignacio) se entiende mejor la transformación, a pesar de que la distancia en cuestiones políticas entre Ignacio y Javier fueran diametralmente opuestas.


                Hace los primeros votos en Montmartre el 15 de Agosto de 1534. Luego permanecería en Roma con el Fundador de la Compañía de Jesús, haciendo unos meses de secretario. Recibe la ordenación sacerdotal en Venecia, el año 1537 y destaca por su afán de santidad y disponibilidad para el apostolado.


                Un día, el embajador lusitano, Pedro Mascareñas, llega a Roma buscando al grupo de seguidores de San Ignacio para colmar las aspiraciones del Rey de Portugal, Don Juan III, quien tiene en ese momento proyectos de atender, consolidar y extender el Evangelio en sus posesiones de Ultramar, tanto en las Indias como en Brasil.


                Como el Papa Paulo III acepta el plan y lo apoya, no hay mucho más que hablar. San Francisco Javier pasa un año en Portugal para familiarizarse con la lengua y las costumbres, sin que pase desapercibida su presencia y trabajo en la Corte, logrando por méritos propios la confianza del Rey y sus Ministros.


                Al embarcar para Goa lleva amplísimas facultades que le facilitarán la realización de su labor sin trabas; es Legado Papal y Nuncio por breves pontificios expedidos en la Curia y lleva, además, el encargo oficioso del Rey para poner orden y concierto en los asentamientos ya instalados.


                Parte en 1542; después del gran éxito en Goa durante cinco meses, extendió su labor al sur de la India y a Ceilán (hoy Sri Lanka), donde convirtió a decenas de miles de personas; también en Malabar, Travancor, y Meliapur. 


               En 1545 Malaca verá su figura enseñando el catecismo predicando por todos sitios; buen púlpito serán las plazas y las calles. Misionero sin límites geográficos irá a las islas Amboino, Cerán, Ternate, Tidoro y las islas del Moro. No lo tendrá fácil -a pesar de sus papeles y credenciales- con las dificultades y obstáculos que le ponen los mercaderes en Ceilán. No siempre y todo es llegar a gentes nuevas; a veces regresa y visita las comunidades primeras, compone catecismos, reagrupa a los cristianos, hace lo que puede para organizarlos y dejarlos preparados para que los pueda atender el clero que viene detrás. 


               Es el primer misionero del Japón, cuando pisa Kagoshima en Agosto del 1549, acompañado de otro jesuita y un hermano lego; después de aprender japonés durante un año, la táctica es la misma, predicación sencilla del evangelio con paciencia y caridad. En 1551, cuando abandonó Japón, había fundado una pujante comunidad cristiana. A veces hubo bautismos en masa, porque su impaciencia divina provoca una conmoción espiritual. Le llegó el nombramiento de Provincial cuando estaba en estas lides evangelizadoras.


               Embarcado para Sancian (Shuangzhong), le animaba la esperanza de llegar a la China, pero el Señor le llamó en 1552. Su cuerpo incorrupto se conserva en Goa, en la iglesia del Buen Jesús.


               Fue canonizado por el Papa Gregorio XV en 1622 junto a San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador y San Felipe Neri.


               En 1748 es nombrado Patrono de todas las tierras al este del cabo de Buena Esperanza. En 1904 es nombrado Patrono de la Obra de la Propagación de la Fe. En 1927 el Papa Pío XI le nombra Patrono de las Misiones junto a santa Teresita del Niño Jesús.

               En 1952 el Papa Pío XII lo proclama Patrono del Turismo. Es también Patrono de la Rama Caminantes dentro del Movimiento Scout católico. Es además Copatrón de Navarra junto con San Fermín de Amiens y Santa María la Real. 

 

NOVENA DE LA GRACIA

por intercesión de San Francisco Javier

 

Esta imagen está preparada para ser imprimida a doble cara con la siguiente

 estampa que acompaña el artículo. Se recomienda su copia y difusión

ORIGEN DE ESTA DEVOCIÓN

                Con ocasión de adornar un altar en Nápoles para una fiesta de la Inmaculada Concepción en 1633, cayó desde los andamios un martillo de dos libras de peso que hirió mortalmente al Padre Marcelo Mastrilli, de la Compañía de Jesús, destrozándole la sien derecha. De día en día llego a agravarse tanto su enfermedad, que iban a darle ya la Extremaunción, pues era imposible administrarle el Viático, por no poder el enfermo ni tomar una gota de agua. Pero cuando estaban pensando en esto, he aquí que el Padre Mastrilli se levanta sano y bueno… La herida había desaparecido, la cicatriz no se notaba, el Padre se sentía restablecido de repente. Bien temprano celebró su misa y dio la comunión a muchas personas que concurrieron a ver este prodigio.

 

Rispondi

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.