[DIFUNDE TU FE CATOLICA] LOS ÁNGELES CUSTODIOS en la vida del Padre Pío (Parte II)

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

LOS ÁNGELES CUSTODIOS en la vida del Padre Pío (Parte II)


Continuación del artículo con el mismo título publicado el pasado 19 de Febrero

                 Cuando estaba enfermo y no había nadie que le pudiera ayudar en un momento determinado, era su Ángel Custodio quien le hacía pequeños servicios. Uno de los compañeros del Padre Pío, el Padre Paolino cuenta al respecto: 

Viviendo con el Padre Pío, llegué a tenerle cierta confianza. Cuando estaba enfermo, sudaba mucho y tenía necesidad de ayuda para cambiarse. Muchas veces yo estaba tan cansado que, apenas iba a la cama, me quedaba dormido.

               Un día le dije:

          -Si quieres que te ayude de noche, mándame tu Ángel para que despierte.

          -Está bien- respondió el Padre Pío

                Ese día a medianoche fui despertado bruscamente. Pensé de inmediato en el Padre Pío, pero me quedé dormido de nuevo.

                A la mañana siguiente, le dije que había sentido que me despertaban y de nuevo me había dormido. Le dije:

          -¿Para qué ha venido su Ángel a despertarme, si me ha dejado dormir otra vez? Si viene, que me despierte de modo que me levante.

               En la tarde de ese mismo día, le recordé lo mismo. En la noche me desperté y de nuevo me dormí.

               La tercera noche desperté de nuevo y me levanté corriendo para ir a la celda del Padre Pío. Le pregunté qué necesitaba y me respondió:

          -Estoy lleno de sudor y no puedo cambiarme solo.

               Las otras noches ¿quién lo cambiaba? Con seguridad su Ángel.

(Continuará…)

Rispondi

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.