[DIFUNDE TU FE CATOLICA] CENTENARIO DE LA MUERTE DE FRANCISCO MARTO, EL NIÑO VIDENTE DE FÁTIMA

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale, che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

CENTENARIO DE LA MUERTE DE FRANCISCO MARTO, EL NIÑO VIDENTE DE FÁTIMA
 

          Se cumplen hoy cien años de la entrada en el Cielo de Francisco de Jesús Marto, uno de los tres niños que en 1917, tuvieron la gracia de recibir la visita de Nuestra Señora en Fátima, Portugal. Francisco nación en Aljustrel, el 11 de Junio de 1908, era hermano de Jacinta y primo de Lucía Dos Santos, las otras dos videntes; en el momento de la Primera Aparición (13 de Mayo de 1917) a Francisco apenas le faltaba un mes para cumplir los nueve años. 



               Aunque pocas personas lo saben, el niño tan sólo veía a Nuestra Señora, su hermana, Jacinta, la veía y escuchaba y tan sólo Lucía dialogaba con la Virgen, pero luego compartían con Francisco las confidencias con la Virgen.


             En una ocasión, mientras Lucía y Jacinta jugaban corriendo detrás de mariposas, Francisco se aisló para rezar. Después las dos niñas fueron a llamarlo:

   — Francisco, ¿no quieres venir a comer?

   — ¡No! Coman ustedes.   — ¿Y a rezar el Rosario?

   — A rezar, después voy. Vuélvanme a llamar.

   — Pero, ¿qué estás haciendo aquí tanto tiempo?

   — Estoy pensando en Dios que está tan triste por tantos pecados… ¡Si yo pudiera darle alegría! (Y pasó el día en ayuno y oración). […]

   — Francisco, ¿qué te gusta más? [preguntó Lucía].

   — Me gusta más consolar a Nuestro Señor. ¿No te diste cuenta cómo la Santísima Virgen, todavía en el último mes, se puso tan triste cuando dijo que no ofendieran más a Dios Nuestro Señor, que ya estaba muy ofendido? Yo querría consolar a Nuestro Señor y después convertir a los pecadores, para que no le ofendan más”.


               En una ida a la escuela en Fátima, Francisco le dijo a Lucía: “Mira, anda tú a la escuela, que yo me quedo aquí en la iglesia con Jesús Escondido (en el Sagrario). De nada me vale la pena aprender, porque dentro de poco me voy al Cielo. Al salir me llamas”.               Mas que nada Francisco quería ofrecer su vida para aliviar al Señor quien él había visto tan triste, tan ofendido. Incluso, sus ansias de ir al cielo fueron motivadas únicamente por el deseo de poder mejor consolar a Dios. Con firme propósito de hacer aquello que agradase a Dios, evitaba cualquier especie de pecado y con siete años de edad, comenzó a aproximarse, frecuentemente al Sacramento de la Penitencia.
               El día 28 de Diciembre de 1918, Francisco y Jacinta enfermaron gravemente, atacados por la terrible epidemia de bronconeumonía, que tantas víctimas causaba entonces en toda Europa. 

               Jacinta le dijo a su hermano:  “No te olvides de ofrecer  [tus padecimientos]  por los pecadores” . A lo que Francisco respondió: 

              “Sí, pero lo ofrezco primero para consolar a Nuestro Señor y a Nuestra Señora y después es que lo ofrezco por los pecadores y por el Santo Padre”.               Ya en vísperas de su muerte, le dijo a Lucía:

        — “Estoy muy mal; me falta poco para ir al Cielo.

        — Entonces vete; pero no te olvides allí de pedir mucho por los pecadores, por el Santo Padre, por mí y por Jacinta.

        — Sí pediré; pero mira: prefiero que pidas esas cosas a Jacinta, porque yo tengo miedo de que se me olvide en cuanto vea a Nuestro Señor. Sobre todo quiero consolarle a Él”.

          El proceso canónico registra, según la declaración del Padre Manuel Marques Ferreira, que poco antes de su fallecimiento, Francisco recibió la Sagrada Comunión “con gran lucidez y piedad”.

          El día 4 de Abril de 1919, a las 6 de la mañana, le dijo a su madre: “Oh madre mía, qué luz tan bonita”. Instantes después, el rostro de Francisco se iluminó con una sonrisa angelical, y él, sin agonía, sin una contracción, sin un gemido, expiró suavemente en su habitación. 
          El 17 de Febrero de 1952, sus preciosos restos mortales serían trasladados a la Basílica de Nuestra Señora de Fátima.

Rispondi

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.