[DIFUNDE TU FE CATOLICA] SAN FIDEL DE SIGMARINGEN, martirizado por defender la Fe Católica



Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

SAN FIDEL DE SIGMARINGEN, martirizado por defender la Fe Católica
 


               Nació con el nombre de Mark Roy en el año 1577, en Sigmaringen, ciudad de la actual Alemania que en ese entonces estaba bajo dominio del Principado de Hohenzollern-Sigmaringen. Estudió Leyes y Filosofía en la Universidad de Friburgo.


               Posteriormente enseñó Filosofía en esta Universidad y consiguió el grado de Doctor de Derecho. Durante su tiempo como estudiante lo conocían por su modestia, mansedumbre y castidad.

               En 1604, el joven Roy acompañó, como preceptor a tres caballeros a sus viajes por las partes principales de Europa. Durante seis años de viajes, asistía a Misa con frecuencia. En cada ciudad por la que pasaron, Mark Roy visitaba los hospitales e iglesias, pasaba varias horas sobre sus rodillas en la presencia del Santo Sacramento, y era generoso con los pobres, a los que les daba ropa.

               Cuando regresó de su viaje, ejerció como abogado, en Colmar, donde vino a ser conocido como “el abogado de los pobres”. Escrupulosamente se abstuvo de todas las invectivas, detracciones que independientemente podrían afectar la reputación de cualquier adversario suyo. Desencantado con los males asociados con su profesión, fue determinando entrar en la vida religiosa como miembro de los frailes capuchinos.

               Al entrar en la Orden Capuchina, le dieron el nombre religioso de Fidel. El Santo terminó su noviciado y estudios para el sacerdocio; celebró su primera Misa en el Monasterio Capuchino en Friburgo, el 4 de Octubre de 1612, Fiesta de San Francisco de Asís, Fundador de la Orden.

               En cuanto San Fidel de Sigmaringen terminó su curso de Teología, inmediatamente fue empleado en la predicación y en las confesiones. Al convertirse en el Guardián (Superior) del Monasterio Capuchino en Weltkirchen, muchos residentes de la ciudad y sitios vecinos, cambiaron por sus trabajos entusiastas, y varios calvinistas fueron convertidos al catolicismo. Desde Roma se dispuso que Fidel predicara en la región de Graubünden, Suiza de Este. Otros ocho frailes capuchinos fueron sus ayudantes, quienes trabajaron en esta misión bajo su dirección.

               Los calvinistas de aquel territorio, enfurecidos de su éxito por la conversión de sus hermanos, amenazaron fuertemente la vida de San Fidel, por lo cual, él se preparó para el martirio. Ralph de Salis y otro caballero calvinista fueron ambos convertidos por los esfuerzos del Santo Misionero. Fidel y sus compañeros entraron a Prättigau, un pequeño distrito de Graubünden, en el año 1622. Los efectos de su Santa Misión de predicar y convertir almas enfurecieron aún más a los calvinistas de aquella provincia.

               El 24 de Abril de 1622, Fidel hizo su confesión, celebró la Santa Misa y luego predicó en Grüsch. Al final de su sermón, el cual había hecho de manera extraordinaria, se puso de repente de pie, muy silenciosamente, con sus ojos fijos sobre el Cielo, en éxtasis. Después de este episodio, pronosticó su muerte, y se lo contó a varias personas. Después del servicio en Grüsch él y varios compañeros viajaron a Seewis. Sus compañeros notaron que él estaba particularmente alegre.
               En una campaña organizada por los Habsburgo, Fidel predicaba por la protección de algunos soldados austriacos imperiales en la Iglesia en Seewis, Suiza, con el objetivo de convertir de nuevo a la gente de Seewis al catolicismo. Durante el sermón, llamaron a sus oyentes a parar a los agitadores Calvinistas fuera. Un poco de la gente fue a afrontar las tropas austriacas fuera de la iglesia. Fidel había sido convencido por los Católicos restantes para inmediatamente escapar con las tropas austriacas de Seewis, pero en cambio se volvió solo a Grüsch. Fue perseguido por 20 soldados Calvinistas que exigieron sin éxito que él renuncie a la Fe Católica, y cuando él rechazó, ellos posteriormente lo asesinaron.
               Se dice que una mujer, fiel católica, que estaba cerca del lugar del martirio de San Fidel, después de que los soldados se habían marchado, salió para evaluar el incidente y encontró los ojos del Mártir abiertos, mirando al Cielo. El santo fue enterrado por católicos al día siguiente.
               Los rebeldes poco después fueron derrotados por las tropas imperiales, un acontecimiento que el Mártir había profetizado. El ministro protestante que había participado en el martirio de Fidel, fue convertido por esta circunstancia, e hizo una renuncia pública del calvinismo y fue recibido en la Iglesia Católica.
               Después de seis meses, el cuerpo del Mártir fue encontrado incorrupto. Sus brazos derecho e izquierdo fueron separados de su cuerpo para ser colocadas en dos relicarios, uno enviado a la Catedral de Coire y el otro fue colocado en la Iglesia Capuchina en Weltkirchen, Feldkirch, Austria. Su cráneo se conserva bajo el altar mayor de la Catedral de Coira, Suiza. Benedicto XIII lo Beatificó el 21 de Marzo de 1729 y Benedicto XIV lo Canonizó, juntamente con San José de Leonisa, otro fraile capuchino, el 26 de Junio de 1746.

Rispondi

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.