[DIFUNDE TU FE CATOLICA] EL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS, el Amor encerrado en la Sagrada Eucaristía


Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

EL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS, el Amor encerrado en la Sagrada Eucaristía

               La Sagrada Eucaristía es la prueba más palmaria del Amor que Jesús Nuestro Señor tuvo y sigue teniendo a los hombres. En Ella tenemos el Memorial de Su Pasión y el Amor viviente de Jesús, que a diario se aplica a nuestras almas, pues Él mismo está corporalmente presente en todas las partes de la tierra.

 

               Por eso hoy la Santa Iglesia Católica honra de una manera especial al Sagrado Corazón de Cristo Jesús, en esta manifestación de Amor que compendia todas las demás.

 

              “La razón particular y el objeto de esta Fiesta… es conmemorar el Amor de Nuestro Señor Jesucristo en el Sacramento de la Eucaristía. Quiere la Iglesia por este medio excitar más y más a los fieles a que se acerquen confiados a este Santísimo Misterio, y que los corazones ardan cada día más y más en las llamas de la Divina Caridad que abrasan al Sagrado Corazón de Jesús, cuando, por Su infinito Amor instituyó la Santísima Eucaristía, en que Ése mismo Corazón, los guarda y los ama, viviendo y morando con ellos, como ellos viven y moran con Él. Porque en este Sacramento de la Divina Eucaristía, Jesús se ofrece y se da a nosotros como Víctima, Compañero, Alimento y Viático, y prenda de la Gloria futura.”

Papa Benedicto XV, 9 de Noviembre de 1921



EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA

Y EL SACERDOCIO

han brotado del Corazón Eucarístico de Jesús

               En todas partes de la tierra, donde hay una Hostia consagrada en un Tabernáculo, incluso en las misiones más lejanas, Él permanece con nosotros como “el dulce compañero de nuestro exilio”.

               Él está en cada Tabernáculo “esperándonos pacientemente, solicitándo escucharnos, deseando ser escuchado por nosotros” .

               El Corazón Eucarístico de Jesús nos dio la Eucaristía como sacrificio, para perpetuar esencialmente el Sacrificio de la Cruz en los Altares hasta el fin del mundo y para aplicar los frutos sobre nosotros.

               Y en la Santa Misa, Nuestro Señor, que es el Sacerdote principal , continúa ofreciéndose por nosotros.“El Cristo viviente no deja de interceder por nosotros”, dice San Pablo (Carta a los Hebreos, cap. 7, vers. 25). Lo hace especialmente en la Santa Misa, donde, según el Concilio de Trento, es el Sacerdote mismo quien continúa ofreciéndose a través de Sus Ministros, de una manera no cruenta, después de haberse ofrecido cruentamente en la Cruz.

               Esta oblación interior, siempre viva en el Corazón de Cristo, es como el alma del Santo Sacrificio de la Misa y le da su valor infinito. Cristo Jesús continúa ofreciendo a Su Padre nuestras adoraciones, nuestras súplicas, nuestras reparaciones y nuestras acciones de gracia. Pero sobre todo, siempre es la misma Víctima pura que se ofrece, el mismo Cuerpo del Salvador que fue crucificado, y Su Sangre Preciosa se vierte sacramentalmente sobre el altar , para continuar borrando los pecados del mundo.

               El Corazón Eucarístico de Jesús, dándonos el Sacrificio Eucarístico, también nos dio el sacerdocio. Después de haberles dicho a Sus Apóstoles: “Vengan conmigo, los haré pescadores de hombres” (San Marcos, cap. 1, vers. 16) y ” No me eligieron, pero los elegí y los nombré para que puedan ir y dar fruto…”(San Juan, cap. 15, vers. 16) les dio, en la Cena, el poder de ofrecer el Sacrificio Eucarístico, diciendo: “Este es Mi Cuerpo, que es dado por vosotros: haced esto en memoria mía” (San Lucas, cap. 22, vers, 19).

               Les dio el poder de la Santa Consagración, que renueva constantemente el Sacramento del Amor. De hecho, la Eucaristía, Sacramento del Sacrificio, no puede perpetuarse sin el Sacerdocio, y es por esta razón que la gracia del Salvador germina y florece en la sucesión de generaciones, después de casi dos mil años, de vocaciones sacerdotales. Será así hasta el Fin del Mundo.

Toque sobre la imagen para verla en su tamaño original; se autoriza su copia y difusión

               Finalmente, el Corazón Eucarístico de Jesús nos es dado en la Sagrada Comunión. El Salvador Nos es dado como alimento, no porque lo asimilemos, sino para que nos hagamos más y más como Él, más vivificados, santificados por Él, incorporados a Él.

               Un día le dijo a Santa Catalina de Siena: “Tomo tu corazón y te entrego el Mío” , fue el símbolo sensible de lo que espiritualmente sucede en una Comunión ferviente, en la que nuestro corazón muere y su mezquindad, su egoísmo, a su amor propio, a expandirse y llegar a ser similar al Corazón de Cristo en pureza, fuerza, generosidad.

               Otra vez, el Salvador concedió a la misma Santa, la gracia de beber durante mucho tiempo en la Herida de Su Corazón: otro símbolo de una ferviente Comunión, en la que el alma bebe, para poder llamar espiritualmente al Corazón de Jesús “, Fuente de nuevas gracias “,” Dulce refugio de la vida oculta “,” Maestro de los secretos de la unión divina “,” Corazón de quien duerme, pero que siempre vigila “.

               San Pablo había dicho (1 Corintios, cap. 10, vers. 16): ” La copa de bendición que bendecimos, ¿no es una Comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es una Comunión con el Cuerpo de Cristo?” Y, como subraya Santo Tomás, el sacerdote en la Santa Misa, comunicándose con la Preciosa Sangre, se comunica para él y para todos los fieles. Padre Garrigou Lagrange, OP

Lascia un commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.