VISITAS AL PATRIARCA SAN JOSÉ: San José, Ayuda de María 

  Siguiendo nuestro esquema de Piedad La Semana del Buen Cristiano, procuremos tener hoy presente de una manera especial, a Nuestro Padre y Señor San José. No dudes ni por un momento que aquél que fue padre adoptivo de Jesús, seguirá siéndolo de alguna manera, ahora en el Paraíso, donde lo amará con más amor si cabe, con que lo amó en esta tierra. ¿Le negará algo su Hijo adoptivo, que tanto le debe por cuidarlo y protegerlo desde el seno de Su Madre?, ¿podrá Nuestro Salvador desoír la súplica de San José si a él nos encomendamos como sus hijos y devotos?

REFLEXIÓN SEGUNDA:

-San José, Ayuda de María-

               “No sé –decía Santa Teresa– cómo se puede pensar en la Reina de los Ángeles, en los años que pasó con el Niño Jesús, sin dar gracias a San José por lo bien que les ayudó en ellos.” Sí, porque el Santo Patriarca estuvo siempre al lado de María para asistirla y ayudarla en todas sus necesidades, así en Nazaret, como en todas partes.


               ¡Oh, Bienaventurado San José!: por aquel mutuo amor que siempre reinó entre Vos y vuestra Santísima Esposa María, alcanzadme la gracia de servirla fielmente; de honrarla y amarla con todas mis fuerzas; amadla Vos, bendecidla y glorificadla por mí, a fin de que por vuestro medio se le tribute el culto que se le debe y yo no puedo dignamente darle.


           JACULATORIA para repetir a lo largo del día: Concededme, San José celosísimo, que honre y sirva a Jesús y a María como Vos los servisteis y honrasteis.

San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia

San José Patrono de la Iglesia Universal

toque aquí para leer más