[DIFUNDE TU FE CATOLICA] EL OBISPO QUE NO TENÍA MIEDO A LA PLAGA…

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

EL OBISPO QUE NO TENÍA MIEDO A LA PLAGA…

         En la isla de Gran Canaria, se declaraba oficialmente el “cólera morbo” el 8 de Junio de 1851, que al parecer había sido importada desde Cuba. El terror se apoderó de la población y las tres cuartas partes huyó a los pueblos del interior. Se exiliaron también las autoridades civiles, militares y judiciales.
              Los cuatro Párrocos de la ciudad de Las Palmas Gran Canaria recorrían cada día los barrios extremos de su feligresía, asistiendo a los enfermos y dando consuelo a los moribundos; el entonces Obispo, Buenaventura Codina, acompañado de su hermano, visitaba también los barrios más cercanos de Triana y Vegueta, regresando sólo al mediodía al Palacio Episcopal, para tomar una breve comida, y luego continuar hasta el anochecer en esta tarea.

Muertos varios capellanes del Hospital de San Martín, y no teniendo con quien sustituirles, se trasladó el mismo Obispo Codina al establecimiento, donde pasaba todo el día ejerciendo de capellán y enfermero. Por fin, el 9 de Agosto la epidemia se declaró finalizada, pero la población de Las Palmas se vio reducida a la mitad. Dejó como rastro generalizado una situación grave de miseria. De este despojo en favor del necesitado fue el hecho de que el Obispo Codina renunció a la Gran Cruz de Isabel la Católica, pues decía que ese dinero estaría mejor empleado en los pobres de su Diócesis, llevando como pectoral una sencilla cruz de madera.

Lascia un commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.