[DIFUNDE TU FE CATOLICA] “LOS ENFERMOS RECOBRAN LA SALUD POR ELLA…”

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

“LOS ENFERMOS RECOBRAN LA SALUD POR ELLA…”

“…deseamos que se sepa hasta en los últimos confines del Orbe Católico, cómo esta Devoción ha echado en nuestra Diócesis hondas raíces, y cada día se robustece y aumenta prodigiosamente por los enfermos, que por ella recobran la salud, y cómo las gracias y favores se multiplican a medida que entre nosotros se acude a la tierna Piedad de María Concebida sin pecado”


Hyacinthe-Louis de De Quelen, Arzobispo de París,  15 de Diciembre de 1836

               El diseño de la Medalla Milagrosa fue encargado por Nuestra Santa Madre la Virgen María, quien se lo manifestó a una Hija de la Caridad, hoy conocida como Santa Catalina Labouré

               Esta humilde religiosa se convirtió en Confidente de la Inmaculada Virgen María desde el anonimato de su convento; las Autoridades Eclesiásticas dieron fe de las Revelaciones privadas que Sor Catalina Labouré había recibido y autorizaron la acuñación de la Medalla, hecho que favoreció de sobremanera la Proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción en 1854.

               En Junio de 1832 se distribuían las primeras dos mil Medallas; en 1834 ya se había difundido más de medio millón, en 1835 un millón, y en 1839 había más de diez millones de Medallas circulando por varias naciones.

              Llevar con nosotros la Medalla Milagrosa, a ser posible bendecida por un Sacerdote, es una continua oración a Nuestra Señora María, a la que nos consagramos como Hijos, siendo esta Medalla el distintivo físico de tal privilegio, al tiempo que es recordatorio para elevar el corazón a esta Madre Buena, y pedirle Su ayuda cada vez que repitamos la Jaculatoria inscrita en la Medalla, “¡Oh, María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!”

              En 1853, Rusia quiso apoderarse de la Península de Crimea, en el Mar Negro para tener una salida al Mediterráneo, y  por tal motivo movilizó sus ejércitos contra Turquía, soberana de Crimea. Gran Bretaña y Francia, por su parte, enviaron también tropas, pero para defender a Turquía. Fueron batallas cruentas, con miles de muertos y muchos heridos por ambas partes. El Gobierno Francés, pidió entonces a las Hijas de la Caridad que fueran a Crimea para atender a los soldados heridos. 

               Las buenas monjas distribuían entre los militares la Medalla de Catalina Labouré y éstos comenzaron a curarse de tal manera, que todos los soldados pedían a las Hermanas “la Medalla que hacía milagros”, y desde entonces se la conoce como la Medalla Milagrosa. 

Toque sobre la imagen para verla en su tamaño original

               La Medalla tuvo una difusión maravillosa; las innumerables gracias de conversión y de curación, hasta el punto que el Arzobispo de París, Monseñor Quelen ordenó una investigación oficial sobre la Medalla de la Hija de la Caridad. La investigación concluyó con la aprobación formal de las Apariciones de la Virgen a Catalina Labouré y el permiso para distribuir la Medalla Milagrosa.

               En 1846, tras la asombrosa conversión del judío Alfonso Ratisbona, el Papa Gregorio XVI confirmó con toda su Autoridad las disposiciones del Arzobispo de París.

Lascia un commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.