Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

EL SACERDOTE QUE DIO SU VIDA EN MITAD DE LA EPIDEMIA

               A finales del siglo XV se desató en una epidemia de cólera en la ciudad polaca de Cracovia; causó innumerables víctimas, dejando miles de huérfanos y ancianos desprotegidos. Cada día sucumbían más de cien personas. 
                Los Frailes Franciscanos se prodigaron en atender a los enfermos. Entre esos valientes franciscanos estaba el Padre Fray Simón de Lipnica, devoto amante de la Virgen María y propagador de la Devoción al Santo Nombre de Jesús; Fray Simón, gran predicador, se animó entonces a convertirse en enfermero, junto con otros veinticinco frailes de su comunidad.
               Consciente de la gravedad del cólera, Fray Simón elevó un acto heroico a Dios: ofreció al Señor su vida misma para hacer cesar la grave epidemia, y fue escuchado. Enfermó gravemente, soportando con extraordinaria paciencia agudos dolores.
               Después de seis días de enfermedad, con los ojos fijos en la Cruz, entregó su alma a Dios el 18 de Julio de 1482. El Papa Inocencio XI lo beatificó en Febrero de 1685.
RECUERDA QUE HOY ES PRIMER JUEVES DE MES