Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

SAN LUIS GRIGNIÓN DE MONTFORT, el Reino de María y los Apóstoles de los Últimos Tiempos


              San Luis María Grignión de Montfort fue en este proceso histó­rico, un verdadero Profeta. En el momen­to en que tantos espíritus ilustres se sentían enteramente tranquilos en cuan­to a la situación de la Iglesia, engañados en un optimismo disciplente, tibio, sis­temático, él sondeó con mirar de águila las profundidades del presente, y predijo una crisis religiosa futura, en términos que hacen pensar en las desgracias que la Iglesia sufrió durante la Revolución, es decir, la implantación del laicismo de Estado, el establecimiento de la “Iglesia Constitucional”, la proscripción del Culto Católico, la adoración de la diosa razón, el cautiverio y muerte del Papa Pío VI, las masacres y deportaciones de Sacer­dotes y Religiosas, la introducción del divorcio, la confiscación de bienes ecle­siásticos, etc. Más aún. Para aliento y alegría nuestra el Santo profetizó una grande y universal Victoria de la Religión Católica en días venideros.

             Pero además de Profeta, San Luis María Grignion de Montfort fue misio­nero y guerrero. Misionero, fustigó implacablemente el espíritu neo-pagano, haciendo cuanto podía por apar­tar al pueblo fiel del mundanismo y de todo cuanto constituía el mal espíritu nacido del Renacimiento. La región evangelizada por él fue tan profunda­mente inmunizada contra el virus de la Revolución, que se levantó en armas contra el gobierno republicano y anti­católico de París. Fue la Chouannerie. Si San Luis María Grignion hubiese exten­dido su acción misionera a toda Francia, probablemente habría sido otra su histo­ria, y la otra la historia del mundo.
              Orador sagrado eficientísimo, predicaba la palabra de Dios con una fogosi­dad extraordinaria. Esto le valió el odio, no sólo de los calvinistas, sino de una de las sectas más detestables y más influ­yentes que hasta hoy hayan existido infil­tradas en la Iglesia, o sea, los jansenis­tas. Sería largo enunciar las múltiples y complejas razones por las que el jansenismo, con sus apariencias de austeri­dad es, sin embargo, legítimo producto de la crisis religiosa del siglo XVI. Lo cierto es que esta secta, disponiendo de deplorable influencia sobre muchos fie­les, Sacerdotes y hasta Obispos, Arzo­bispos, Cardenales, seguía una línea de pensamiento y de acción nociva a toda restauración de la vida religiosa, apar­taba las almas de los Sacramentos, y combatía vivamente la devoción a Nues­tra Señora.
               San Luis María Grignion de Montfort, por el contrario, tenía a la Sma. Virgen la devoción más ardiente, y, hasta com­puso en su alabanza el “Tratado de la Verdadera Devoción”, que consti­tuye hoy el fundamento más fuerte de toda la Piedad Mariana profunda. Por otro lado, con sus misiones aproximaba al pueblo a los Sacramentos, lo enfer­vorizaba en la Devoción al Rosario. En una palabra, hacía obra diametralmen­te opuesta a las intenciones jansenis­tas.
               Esto le trajo, en los propios medios Católicos, una persecución abierta, que le valió las mayores humillaciones. Causa asombro que mientras Prelados, clérigos y laicos, en nombre de la cari­dad se mostraban irritados o aprensivos con la justa severidad de la Santa Sede en relación con los jansenistas, no hubiese penalidades, actos de hostili­dad, ni humillaciones que les bastase contra San Luis María.
               Se puede decir que fue uno de los Santos más despreciados y humillados que hubo en estos veinte siglos de vida de la Iglesia. Por fin, sólo en dos diócesis le fue permitido ejercer su Ministerio. Pero, como un nuevo Ignacio de Loyola, sintiendo con serenidad el ímpetu contra su persona, los oleajes del odio anticatólico disfrazado con aires de piedad, no se perturbó. Y, humillado, luchó hasta el fin.
               Ahora bien, este Santo extraordinario dejó una oración admirable, conte­niendo enseñanzas y luces especiales para nuestra época. Es la que compuso pidiendo Misioneros para su Congrega­ción.
               En esta oración, como mostraremos más adelante, se ve que para San Luis María sus tiempos eran precursores de una inmensa crisis que se extiende hasta hoy, e irá hasta la instauración del Reino de María. Y él mismo se nos imagina como el modelo, la prefigura de los Apóstoles de los Últimos Tiempos, suscitados para luchar en esta crisis, y vencer la batalla por María San­tísima. Es esta la sublime y profunda actualidad de San Luis María Grignion de Montfort para los Apóstoles de nues­tros días.
               El Reino de María será una época en que la unión de las almas con Nuestra Señora alcanzará una intensidad sin precedentes en la Historia. ¿Cuál es la forma de esa unión en cierto sentido suprema? No conozco medio más perfecto para enunciar y realizar esa unión, que la Sagrada Esclavitud a Nuestra Señora, como es enseñada por San Luis María Grignion de Montfort en el “Tratado de la Verdadera Devoción”. 
Plinio Corrêa de Oliveira
Seguro le interesará leer también 
SAN LUIS MARÍA GRIGNIÓN DE MONTFORT, EL APÓSTOL DE LA ESCLAVITUD MARIANA