Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all‚Äôamico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Contin√ļa como siempre su colaboraci√≥n con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia espa√Īola e hispana que nos ha estado siguiendo durante a√Īos con gran simpat√≠a y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero cat√≥lico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¬°Ora por √©l! ¬°Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

Leggi anche: https://sicutoves.blogspot.com/2020/06/ejercicio-piadoso-del-mes-del-sagrado_11.html (undicesimo giorno)

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

La Santa Iglesia Cat√≥lica despu√©s del Dogma de la Trinidad Santa, nos recuerda el de la Encarnaci√≥n, haci√©ndonos festejar al Sacramento por excelencia, que, sintetizando toda la Vida del Salvador, tributa a Dios Gloria infinita, y aplica a las almas, en todos los tiempos, los frutos ping√ľes de la Redenci√≥n.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Si Jesucristo en la Cruz nos salv√≥, al instituir la Sagrada Eucarist√≠a la v√≠spera de Su Muerte, quiso dejarnos en Ella un vivo recuerdo de Su Pasi√≥n. El Altar viene siendo como la prolongaci√≥n del Calvario, y la Santa Misa “anuncia la Muerte del Se√Īor”. Porque en efecto, all√≠ est√° Jes√ļs como una v√≠ctima, pues las palabras de la doble consagraci√≥n nos dicen que primero se convierte el pan en Cuerpo de Cristo, y luego el vino en Su Sangre, de manera que, bajo las Sagradas Especies, Jes√ļs mismo ofrece a Su Padre, en uni√≥n con Sus Sacerdotes, la sangre vertida y el cuerpo clavado en la Cruz, aunque sabemos que est√° todo entero bajo las dos especies.¬†

Ense√Īa San Juan Cris√≥stomo que “la celebraci√≥n de la Santa Misa tiene el mismo valor que la Muerte de Jesucristo”, de ah√≠ que tambi√©n afirme aquello de “comiendo las v√≠ctimas, se participa del Sacrificio”, y as√≠ la Sagrada Eucarist√≠a fue instituida en forma de alimento, a fin de que pudi√©semos comulgar de la V√≠ctima del Calvario. La Hostia Santa se convierte en trigo que nutre nuestras almas. Los Cristianos participan de la Vida Eterna uni√©ndose a Jes√ļs en el Sacramento, que es el s√≠mbolo de la unidad.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Esta posesi√≥n anticipada de la Vida Divina ac√° en la tierra, por la Eucarist√≠a es prenda y comienzo de aquella otra de que plenamente disfrutaremos en el Cielo, porque, como ense√Īa el Concilio de Trento “el Pan mismo de los √Āngeles, que ahora comemos bajo los sagrados velos, lo comeremos despu√©s en el Cielo ya sin velos”.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Vemos en el Santo Sacrificio de la Misa el centro de todo el culto de la Iglesia a la Sagrada Eucarist√≠a, y en la Comuni√≥n el medio establecido por Jes√ļs, para as√≠, nuestra devoci√≥n al Cuerpo y Sangre del Salvador nos alcanzar√° los frutos perennes de Su Redenci√≥n.
OR√ćGEN DE LA FIESTA DEL CORPUS
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Seg√ļn la Tradici√≥n Cat√≥lica, esta fiesta tuvo su origen en el siglo XIII en la Abad√≠a de Mont Cornill√≥n en la regi√≥n de Li√©ge (Lieja) en B√©lgica.
            Fue la religiosa agustina Santa Juliana de Mont Cornillón, por aquel entonces priora de dicha Abadía, la que con sus visiones sobrenaturales, propició que se celebrase esta fiesta dedicada a la Santísima Eucaristía.
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Sor Juliana naci√≥ en Retines, cerca de Li√©ge,¬† en el a√Īo 1193. Al quedar hu√©rfana a los cinco a√Īos fue confiada a los cuidados de las Monjas Agustinas de Mont Cornill√≥n, junto con su hermana Agnes, donde fueron cuidadas y educadas. A los catorce a√Īos sinti√≥ una fuerte vocaci√≥n religiosa e ingres√≥ en las mismas Agustinas donde lleg√≥ a ser Superiora de la Comunidad. Muri√≥ en Fosses el 5 de Abril de 1258, a la edad de¬† 65 a√Īos, y fue enterrada en Villiers. Santa Juliana deseaba que hubiera una fiesta especial en honor al Sacramento de la Eucarist√≠a, ya que sent√≠a una gran veneraci√≥n a dicho Sacramento. Este deseo se intensific√≥ por unas visiones¬† que tuvo de la instituci√≥n de la Iglesia bajo la apariencia de una luna llena con una mancha negra y que interpret√≥ como la ausencia de la celebraci√≥n de dicha Solemnidad.
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Sor Juliana comunic√≥ estas visiones a Monse√Īor Roberto de Thorete, entonces Obispo de Lieja, al docto dominico Hugh, quien ser√≠a m√°s tarde Cardenal Legado de los Pa√≠ses Bajos y tambi√©n al Archidi√°cono de Lieja Jacques Pantale√≥n, quien ser√≠a en 1261 el Papa Urbano IV. El Obispo Roberto, convencido por las visiones y por la¬† interpretaci√≥n de las mismas y como en ese tiempo los Obispos ten√≠an el derecho de ordenar Fiestas para sus di√≥cesis, invoc√≥ un s√≠nodo en 1246 y orden√≥ que la celebraci√≥n en honor al Sacramento de la Eucarist√≠a se tuviera al a√Īo siguiente.¬†
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† La celebraci√≥n tuvo lugar en 1247 en la iglesia de San Mart√≠n en Lieja pero sin la presencia de dicho Obispo porque hab√≠a fallecido. No obstante muchos consideraban las visiones de Sor Juliana como fruto de su imaginaci√≥n y a la muerte de su protector fue desterrada a Namur en dos ocasiones. A√Īos m√°s tarde, en Bolsena, al norte de Roma,¬† muy cerca de Orvieto donde el Papa Urbano IV (Jacques Pantale√≥n) ten√≠a la residencia papal, se produjo un hecho milagroso conocido como el Milagro de Bolsena. Un¬† Sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagraci√≥n fuera algo real. Al momento de partir la Sagrada Forma, vio salir de ella sangre de la que se fue empapando el corporal.¬†

DOCTRINA CAT√ďLICA sobre la Transubstanciaci√≥n

La venerada reliquia fue llevada en procesi√≥n a la presencia del Papa en Orvieto el 19 Junio de 1264. En Orvieto se conservan a√ļn los corporales manchados por la Sangre Milagrosa y tambi√©n se puede ver la piedra del altar manchada de sangre en Bolsena.
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† El Santo Padre movido por el prodigio, y a petici√≥n de varios Obispos, hizo que se extendiera la fiesta del Corpus Christi a toda la Iglesia por medio de la bula “Transiturus”, fechada el 8 Septiembre de ese a√Īo de 1264. La Fiesta se fij√≥ para el Jueves despu√©s de la Octava de Pentecost√©s, otorg√°ndose Indulgencias a todos los fieles que asistieran al Santo Sacrificio de la Misa ese d√≠a.
            Poco después de la publicación del Decreto moría el Papa Urbano IV (el 2 de Octubre de 1264) lo que obstaculizó la difusión de la Fiesta. Pero en 1311 el Papa Clemente V en el Concilio General de Vienne, en Francia, ordenó una vez más la adopción de esta Fiesta.
            En 1317 el Papa Juan XXII promulga una recopilación de leyes y  extendió la Fiesta del Corpus Christi a toda la Iglesia. Ninguno de los Decretos habla de la Procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración, sin embargo estas procesiones fueron dotadas de Indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes a partir del siglo XIV.
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Finalmente, el Concilio de Trento declar√≥ que fuese introducida en la Santa Iglesia la costumbre de que todos los a√Īos se celebrase este Sacramento con singular veneraci√≥n y solemnidad.¬†
¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Las grandes ideas teol√≥gicas referentes al Santo Sacramento del Altar son desarrolladas en ese credo eucar√≠stico que es el “Lauda Sion”, y su triple aspecto de memorial de la Pasi√≥n se recuerda en la colecta de la misa, el de signo de la unidad y la paz en la secreta y el que prefigura la gloria eterna en la postcomuni√≥n. Trilog√≠a que resume maravillosamente la ant√≠fona o sacrum convivium, que no puede ser sino de la pluma teologal de Santo Tom√°s de Aquino.

LAUDA SI√ďN Himno Eucar√≠stico compuesto¬† por Santo Tom√°s de Aquino alrededor de 1264

Alaba, Sión, a tu Salvador; alaba a tu guía y pastor con himnos y cánticos.
Pregona su gloria cuanto puedas, porque √Čl est√° sobre toda alabanza, y jam√°s podr√°s alabarle lo bastante. El motivo especial de nuestros loores que hoy se te propone es el pan vivo y que da vida.
Es el mismo, no lo dudes, que aquel que en la Santa Cena a los Doce se entregó. Sea plena la alabanza, armoniosa, sea alegre y fervoroso el gozo del corazón.
Pues celebramos el solemne día en que fue instituido este divino banquete.
En esta mesa del nuevo rey, la pascua nueva de la nueva ley pone fin a la pascua antigua.
Lo nuevo sustituye lo antiguo, la verdad ahuyenta las sombras, y la luz destierra a las tinieblas.
Lo que Jesucristo hizo en la cena, nos mandó a hacer en memoria suya.
Instruidos con sus santos mandatos, consagramos el pan y el vino, en sacrificio de salvación.
Es dogma que se da a los Cristianos, que el pan se convierte en carne, y el vino en sangre.
Lo que no comprendes y no ves, una Fe viva lo atestigua, fuera de todo el orden de la naturaleza.
Bajo diversas especias, que son signos y no cosas, est√°n ocultos los dones m√°s preciados.
Su carne es alimento y su sangre bebida; mas Cristo est√° todo entero bajo cada especie.
Quien lo recibe no lo rompe, no lo quebranta ni lo desmembra; recíbese todo entero.
Recíbelo uno, recíbenlo mil; y aquél lo toma tanto como éstos, pues no se consume al ser tomado.
Recíbenlo buenos y malos; mas con suerte desigual de vida o de muerte.
Es muerte para los malos y vida para los buenos; mira cómo un mismo alimento produce efectos tan diversos.
Cuando se divida el Sacramento, no vaciles, sino recuerda que Jesucristo tan entero est√° en cada parte como antes en el todo.
No se parte la sustancia, solo el signo se fracciona; ni el ser ni el tama√Īo se reducen de Cristo presente.
He aqu√≠ el Pan de los √Āngeles, hecho vi√°tico nuestro; verdadero pan de los hijos, no lo echemos a los perros.
Figuras lo representaron: Isaac fue sacrificado; el cordero pascual, inmolado; el maná nutrió a nuestros padres.
Buen pastor, Pan Verdadero, ¬°oh Jes√ļs!, ten piedad. Apaci√©ntanos y prot√©genos; haz que veamos los bienes en la tierra de los vivientes.
T√ļ, que todo lo sabes y puedes, que nos apacientas aqu√≠ siendo a√ļn mortales, haznos all√≠ tus comensales, coherederos y compa√Īeros de los ciudadanos santos. Am√©n.