Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

NOBLEZA CATÓLICA, O LOS QUE PROFESAN LA VERDADERA FE

 Los que poseen la Verdadera Fe Católica saben que la principal Nobleza del hombre -en el sentido más profundo- es ser Católico, es ser Bautizado. De modo que al abandonar la Iglesia, el Noble pierde el carácter de Nobleza en ese sentido pleno. Él y también sus descendientes, porque nadie transmite lo que no tiene. La Nobleza se deriva de un carácter que el Noble posee. Puede, sin embargo, un no Católico poseer rasgos de Nobleza, a veces considerables, pero jamás alcanzará la plenitud de la Nobleza, que supone la Fe Católica.
                  Hay incontables formas de ser Noble. El universo es una verdadera Corte llena de elementos desiguales, porque unos tienen más nobleza en su ser y otros la tienen menos, comprendidos hasta los seres animales y vegetales. En este sentido se puede hablar hasta de “nobleza” de un pavo real o de un cisne.
                  No se puede decir que Dios tiene cualidades o perfecciones, pero teológicamente se dice que Él es todo y cualquier calidad o perfección. Los seres nobles recibieron esa calidad del Creador, porque nadie tiene algo en su propio ser que no haya recibido de Él. Dios no es el Noble por excelencia, pero es la propia Nobleza.

Plinio Corrêa de Oliveira