[DIFUNDE TU FE CATOLICA] SANTA MARÍA MAGDALENA: DE PECADORA A DISCÍPULA DE CRISTO

Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

SANTA MARÍA MAGDALENA: DE PECADORA A DISCÍPULA DE CRISTO

 Hacemos hoy memoria de Santa María Magdalena, que, liberada por el Señor de siete demonios (1) se convirtió en su discípula, siguiéndole hasta el Monte Calvario (2), y en la mañana de Pascua mereció ser la primera en ver al Salvador retornado de la muerte y llevar a los Apóstoles el anuncio de la Resurrección (3).

Un día un fariseo invitó a Jesús a cenar en su casa.  Jesús entró en la casa y se reclinó a la mesa.  Pronto una mujer de vida mala entró a la casa trayendo un frasco de perfume.  Cuando la mujer se acercó a Jesús empezó a llorar.  Lloró tanto que sus lágrimas mojaron los pies de Jesús.  Entonces la mujer los secó con su cabello y los besó.  Después derramó el perfume que traía sobre los pies de Jesús.               Cuando el fariseo vio eso, dijo a sí mismo, “Si este hombre de veras es un profeta, debe saber que esta mujer que le está tocando es una pecadora.”          Jesús le contesto, “Simón, tengo algo que contarte.”          Y Simón le dijo, “Dime, Maestro.”               Entonces Jesús le contó la siguiente historia: “Un prestamista prestó dinero a dos hombres.  A uno le prestó quinientos denarios, y al otro le prestó cincuenta denarios.  Pero ellos no tenían con qué pagar sus deudas.  Entonces el prestamista perdonó las deudas de los dos hombres.”               Entonces Jesús preguntó a Simón, “¿Cuál de los dos hombres amará más al prestamista?”               Y Simón dijo, “Aquel a quién perdonó mas.”               Y Jesús le dijo, “Tienes razón.”               Jesús miró a la mujer, y dijo a Simón, “¿Ves esta mujer? Yo entré a tu casa, y tú no me diste agua con que lavar mis pies.  Más, esta mujer me lavó los pies y los secó con su cabello.  Tú no me diste un beso, pero ella no ha cesado de besar mis pies.  Tú no ungiste mi cabeza, pero ella derramó perfume sobre mis pies.  Por eso te digo que los muchos pecados de esta mujer son perdonados.  Pues ella amó mucho. Porque la persona que es perdonado de poco, ama poco.”               Entonces Jesús dijo a la mujer, “Tus pecados te son perdonados.”              Los otros invitados empezaron a hablar entre sí.  “¿Quién es este hombre que hasta perdona pecados?               Jesús dijo a la mujer,  “Tu fe te ha salvado, ve en paz.”
Evangelio de San Lucas, cap. 7, vers. 36-50

NOTAS ACLARATORIAS 

     1- Evangelio de San Lucas, cap. 8, vers. 2 y Evangelio de San Marcos, cap. 16, vers. 9

     2- Evangelio de San Juan, cap. 19, vers. 25

     3- Evangelio de San Marcos, cap. 16, vers. 1-7

Lascia un commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato.

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.