Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

Leggi anche: https://sicutoves.blogspot.com/2020/08/explicacion-de-la-santa-misa-por-san_23.html

DOMINICA XII DESPUÉS DE PENTECOSTÉS; Santa Misa desde el Instituto Mater Boni Consilii de Bruselas

SANTA MISA DEL DOMINGO XII DESPUÉS DE PENTECOSTÉS Desde el Instituto Mater Boni Consilii de Bruselas, cuyo Superior es el Obispo Geert Jan Stuyver (Sucesión Apostólica del Arzobispo Thuc)
A las 10:00 am, horario local

El Evangelio de hoy  San Lucas, cap. 10, vers. 23-37

              Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.             Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.             También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.             Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.              Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.              Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: ‘Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver’.             ¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?».               «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera».