Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

Leggi anche:https://sicutoves.blogspot.com/2020/10/en-octubre-acudamos-confiados-san-jose.html

VENERACIÓN HACIA EL SACERDOTE QUE PORTA A JESÚS EN EL SANTÍSIMO SACRAMENTO

 Rodolfo, Conde de Habsburgo y Rey de Romanos, fundador de la Dinastía de los Austria, se divertía en una cacería, acompañado de su escudero Regulus
van Kyberg, cuando de repente oyó la campanilla anunciadora del Santísimo Viático; inmediatamente marchó hasta divisar a un Sacerdote con la Sagrada Hostia y acompañado por un acólito, que se disponían a cruzar un río; Rodolfo adoró de rodillas el Cuerpo de Cristo, cedió su cabalgadura al Sacerdote y les acompañó hasta la humilde casa del moribundo; de regreso a la iglesia, y al serle devuelta la cabalgadura, el piadoso Conde arguyó: “no permita Dios que yo ni alguno de los míos suba en ese caballo que sé de cierto que ha llevado a mi Criador” y regaló su caballo al Sacerdote. Esto ocurría hacia el año 1271; según se proclamó luego, y como premio a su gesto, el Altísimo habría favorecido a su descendencia con el inmenso Imperio de que gozaron.


               Los Habsburgos españoles, que siempre se distinguirían por su defensa de la Sagrada Eucaristía y de la Inmaculada Concepción de María Virgen, no tardaron mucho en imitar a tan ilustre predecesor. Cierta jornada en que el Emperador Carlos V atravesaba la Plaza Mayor de Valladolid tropezó con el Viático; apeándose del caballo, se hincó de rodillas en el lodo sobre la gorra que llevaba. Felipe II volvió a cumplir el mismo gesto en varias ocasiones, embarrándose como su padre, gesto piadoso que según los testigos de la época “se edificaron infinito todos sus vasallos y reinos.”


               En 1596, mientras circulaba por Madrid Felipe II, ya muy atacado por la gota, hizo descender al Príncipe de la carroza para adorar al Santísimo; a continuación le pidió que siguiese al Sacerdote, descubierto y portando una vela, diciendo que si tuviera pies también él le acompañaría; entrando en casa del moribundo, el futuro Felipe III se colocó junto a su lecho, y según narran los biógrafos “con las rodillas en tierra, que nunca consintió que le pusiesen almohadilla“.