Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

Leggi anche: https://sicutoves.blogspot.com/2021/07/tradicional-novena-en-honor-de-nuestra.html

Nota di Radio Spada: segnaliamo quest’articolo a titolo di cronaca e per l’autorevolezza dello scrittore , pur non mancando voci critiche sulle apparizioni di Garabandal sul nostro blog.

               Michel Louis Guérard des Lauriers (1), Sacerdote Dominico francés, fue un eminente teólogo mariano que participó activamente en los trabajos preparatorios del Dogma de la Asunción de María; conoció las Apariciones de la Virgen en San Sebastián de Garabandal por el también Dominico Padre Laffineur, fiel devoto del lugar y amigo personal de las jóvenes videntes. Entresacamos algunas de las líneas que el Padre Guérard des Lauriers aceptó gustoso escribir, como prólogo del libro “La estrella en la montaña”, salido de la pluma de su hermano el Padre Laffineur.

               El fenómeno de las apariciones no debe sorprender a los Cristianos, si son verdaderamente creyentes y, por tanto, familiarizados con la dureza de la Fe que debe luchar imperturbablemente hacia el Cielo, si creen verdaderamente en el Amor y descubren así espontáneamente la Presencia de Dios en el efectos de Su Misericordia. Sospecha del signo, busca el signo: estos dos excesos contrarios tienen la misma causa, a saber, la decadencia de la fe, que luego es apoyada por el racionalismo o la superstición. Una fe firme, segura de lo esencial, acoge en gran medida lo que Dios da además.

               Cuando una aparición incluye una predicción que realmente se hizo, como fue el caso de Fátima y Garabandal, le corresponde al Papa, y a la Congregación del Santo Oficio a él sometido inmediatamente, decidir, en lo que concierne a la sobrenaturalidad de tal apariencia. Las decisiones que la prudencia pueda dictar al Ordinario tienen entonces provisionalmente sólo un valor disciplinario. No tienen, ni de hecho ni de derecho, ningún valor en cuanto a la sobrenaturalidad de la aparición. Esta es una cláusula de derecho consuetudinario; un juicio emitido por la tribu o una asamblea que no tiene la autoridad para llevarlo a cabo es nulo; es inexistente como juicio. Ni el obispo de Santander, ni todos los obispos de España pueden “decidir” los hechos de Garabandal. Y si fingieran hacerlo, usurparían.

               …de La Salette a Garabandal, las advertencias son las mismas, son el eco del Evangelio y la ilustración de la Tradición. Por tanto, nada se interpone en el camino de la difusión de un mensaje de acuerdo con los requisitos normativos del Magisterio. 

               1   El Padre Guérard des Lauriers ejerció como Profesor en la Universidad de Letrán, al tiempo que era miembro de la Pontificia Academia Santo Tomás de Aquino y Confesor personal del Papa Pío XII. Colaboró además en la redacción original de la carta titulada: “Breve examen crítico del Novus Ordo Missæ”, carta dirigida a Pablo VI el 5 de Junio de 1969, Fiesta de Corpus Christi, por los Cardenales Bacci y Ottaviani. Esta iniciativa le costó el ser despedido de Letrán, en Junio de 1970. Recibió la Consagración Episcopal el 7 de Mayo de 1981, en Toulon, Francia, de Mons. Pierre Martin Ngo-Dinh-Thuc, Arzobispo Emérito de Hué.