Nota di Radio Spada: continua come sempre la sua collaborazione con Radio Spada il carissimo amico Juan Diego Ortega Santana, titolare del blog sicutoves.blogspot.com. Si tratta della prima rubrica radiospadista dedicata al pubblico spagnolo e ispanofono che ci segue da anni con grande simpatia ed affetto. Un sentito ringraziamento all’amico Juan Diego, vero cattolico integrale,  che in molte occasioni ci ha testimoniato il suo affetto e la sua stima. Pregate per Lui. Buona lettura! (Piergiorgio Seveso)

Nota de Radio Spada: Continúa como siempre su colaboración con Radio Spada el muy querido amigo Juan Diego Ortega Santana, propietario del blog sicutoves.blogspot.com. Esta es la primera columna de radiospadistas dedicada a la audiencia española e hispana que nos ha estado siguiendo durante años con gran simpatía y afecto. Un sincero agradecimiento a mi amigo Juan Diego, un verdadero católico integral, que en muchas ocasiones ha sido testigo de su afecto y estima. ¡Ora por él! ¡Feliz lectura! (Piergiorgio Seveso)

LOS QUE BUSCAN A DIOS SOLAMENTE… Primer Jueves: recemos por la Santidad Sacerdotal

               El Sacerdote es Ministro de Dios, encargado de desempeñar dos funciones en extremo nobles y elevadas, a saber: honrarlo con sacrificios y santificar las almas. Todo pontífice escogido de entre los hombres es constituido en pro de los hombres, cuanto a las cosas que miran a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados (San Pablo a los Hebreos, cap. 5, vers. 1). Santo Tomás escribe acerca de este texto enseña: “Todo Sacerdote es elegido por Dios y colocado en la tierra para atender no a la ganancia y riquezas , ni de estimas, ni de diversiones, ni de mejoras domésticas, sino a los interés de la Gloria de Dios” (In Hebr., 5, lect. I). 

               Por eso las Escrituras llaman al Sacerdote “Hombre de Dios” (1 Carta de San Pablo a Timoteo, cap. 6, vers. 11), hombre que no es del mundo, ni de sus familiares, ni siquiera de sí propio, sino tan solo de Dios, y que no busca más que a Dios. 

               A los Sacerdotes se aplican, por tanto las palabras de David: “Tal de los que le buscan es la estirpe” (Salmo 25, vers. 6); esta es la estirpe de los que buscan a Dios solamente. Así como en el Cielo destinó Dios ciertos Ángeles que asistiesen a su Trono, así en la tierra, entre los demás hombres, destinó a los Sacerdotes para procurar Su Gloria. 

                Por esto les dice el Levítico “Os he separado de entre los pueblos para que seáis míos” (Levítico, cap. 20, vers. 26).. San Juan Crisóstomo dice: “Dios nos eligió para que seamos en la tierra como Ángeles entre los hombres” (…). Y el mismo Dios dice: “En los cercanos a Mí me mostraré que Soy Santo” (Levítico, cap. 10, vers. 3); es decir, como añade el intérprete “Mi Santidad será conocida por la santidad de Mis Ministros.”San Alfonso María de LigorioDoctor de la Iglesia